Qué es la traducción audiovisual: técnicas y ejemplos

La traducción es esa típica actividad que casi todos conciben como una habilidad universal. Especialmente aquellas personas que aseguramos que somos capaces de entender dos idiomas como mínimo: nuestra lengua materna y una extranjera. Por ejemplo, buscamos información sobre el último disco de nuestra banda favorita y Pitchfork, la página web que nos dice las últimas novedades musicales de origen estadounidense (escrita, por lo tanto, en inglés), nos proporciona una reseña profesional.

Lo entendemos. Me atrevo a decir que entendemos sobre todo el inglés, especialmente debido a la mundialización y la repercusión que Estados Unidos tiene en nuestra vida cotidiana. Esto es un hecho. Entendemos ese artículo y vaya, que si nos pagaran por tener que traducirlo, no tendríamos ningún problema. ¡Al fin y al cabo es simplemente traspasar ideas del inglés al español!

La traducción, en general, es una tarea dedicada y vocacional que además tiene varias ramas y especialidades. La que más fácilmente se nos viene a la mente es la traducción de libros, la literaria. Pero eso es un tema para hablar en otra merienda, hoy hablamos y aprendemos un poquito sobre la traducción audiovisual, también conocida como TAV por sus siglas.

Qué es la traducción audiovisual

Como su propio nombre indica, la traducción audiovisual, o TAV, se trata de la traducción de soportes y plataformas que contengan siempre vídeo y audio. Es decir, las películas, las series de televisión, documentales… La última película que viste de tu director japonés favorito y que además te encantó porque el personaje principal tenía una voz en castellano muy, muy bien lograda ha pasado por un proceso de traducción audiovisual bastante exhaustivo.

Cuando nos referimos a la traducción audiovisual, nos referimos al subtitulado y al doblaje. Subtitular una película, una serie o un sencillo corto que hemos encontrado en internet, tiene su ciencia también, pero principalmente consiste en dotar de grafía a aquello que dicen los personajes en la pantalla, a hacer que la voz sonora quede al mismo tiempo escrita en la pantalla.

El doblaje, por otra parte, es adaptar el discurso sonoro de un personaje o voz que se expresa en una lengua origen (es decir, la lengua extranjera) a un discurso lo más parecido posible en una lengua meta haciendo que la sincronización entre los labios y la voz sea lo más natural.

La clave de la traducción audiovisual: la cultura

Cuando traducimos un folleto, un artículo, un libro o una película, es imprescindible la documentación sobre la cultura original del material con el que vamos a trabajar. Así, si leemos una novela ambientada en una zona concreta del sur de Texas de los años cincuenta, nos vamos a encontrar con jerga que sólo se utilizaba en esa zona, en esa época y por ciertas personas. Por ello, conocer todos los datos que podamos del documento original va a ser clave para que la traducción final sea óptima.

Es importante no sólo saber las referencias culturales que nos encontramos, si no también conocerlas. Esto es lo que se conoce como referente cultural, que es clave dominar para no fallar en la traducción: no podemos dominar a la perfección la competencia lingüística para luego errar en las adaptaciones culturales que, en el especial caso de la traducción audiovisual, son claves para que el mensaje llegue perfectamente al espectador.

Rosa Agost (1999) resume lo esencial de los referentes o elementos culturales y afirma que son aquellos «que hacen que una sociedad se diferencie de otra, que cada cultura tenga su idiosincrasia». Es decir, aspectos como la historia, la mitología, la música, el clima, la sociedad, la estética, la moda…

La adaptación cultural cuando hablamos de traducción audiovisual es, al fin y al cabo, lo que va a hacer que nos riamos con una comedia o que lloremos con un drama. Y para adaptar los referentes culturales en la traducción audiovisual podemos diferenciar entre las siguientes técnicas:

  • Naturalización o domesticación.
  • Extranjerización.
  • Neutralización.

La naturalización o domesticación

Al aplicar esta técnica, lo que hacemos es eliminar por completo ese aspecto o referente cultural que nos encontramos en el texto o discurso de origen y, en su lugar, lo traducimos por un referente que tenga más sentido para el público que consume la lengua meta. Esto es que, en una película o serie donde se hablan de personajes políticos o culturales únicamente conocidos por la sociedad, pongamos, escocesa, al traducir la secuencia para el público español (de España) intentaremos buscar un equivalente que pueda tener el mismo efecto.

Para entender mejor la naturalización, tenemos esta secuencia de la película Regreso al futuro. En el discurso original (inglés de Estados Unidos), a Marty McFly le llaman Calvin Klein, una marca de ropa interior que a partir de los años 80 empezó a tener muchísimo auge en América. Por aquel entonces, en España aún no era muy conocida, así que se optó por traducir Calvin Klein por Levi Strauss, la marca de vaqueros.

Secuencia original:

Secuencia doblada y adaptada al español:

La extranjerización

Se trata precisamente de la estrategia contraria a la domesticación. Con la extranjerización, los referentes culturales que se nos presentan en el texto de origen se dejan exactamente igual en el texto de la lengua meta. Es decir, si tomamos como ejemplo las dos secuencias anteriores de Regreso al futuro, al hablar de extranjerización estaríamos diciendo que en el doblaje al español el detalle de llamar Calvin Klein a Marty McFly habría quedado intacto.

La neutralización

Esta técnica es menos agresiva que la domesticación pero corremos el riesgo de perdernos en la traducción. La neutralización consiste en usar una palabra que englobe el significado de lo que se menciona en el texto de origen. Con la utilización de un hiperónimo podemos explicar el concepto pero no entramos en detalles.

Un ejemplo sería tomar como referencia Starbucks, la cadena de café estadounidense. Ahora Starbucks ha crecido muchísimo en España, pero hace unos años era casi desconocida para la mayoría de nosotros. Esta cadena tiene también la fama de vender el café un poquito más caro de lo que estamos acostumbrados aquí: si en la cafetería de tu barrio pagas 1’50€ por un café con leche, en Starbucks vas a pagar 3 euros o más. Imaginemos entonces que en un texto escrito en inglés (americano) que tenemos que adaptar al español de España, contiene el mensaje «Sarah ha podido permitirse incluso ir a un Starbucks». Cuando hablamos de neutralización, la adaptación de esa secuencia se remitiría a «Sarah ha podido permitirse incluso ir a la cafetería».

Starbucks es una cafetería, es decir, que cafetería sería el hiperónimo de cualquier cadena comercial dedicada exclusivamente al servicio y venta de café. De Starbucks conocemos que es americano y de precio un poco caro. Una cafetería, tal y como la concebimos en España, es barata. En este caso, con la neutralización corremos el riesgo de no transmitir el mismo sentido del texto original al público meta.

¿Naturalización, extranjerización o neutralización?

La mayoría de traductores coincide en que la extranjerización es la técnica menos agresiva para el espectador, pero aún así, en muchas ocasiones está en riesgo la incomprensión y un vago efecto en los espectadores. Gran parte de las estrategias y técnicas de traducción audiovisual se llevan a cabo en comedias, y vemos comedias porque nos apetece pasar un rato agradable y reírnos.

Si la adaptación cultural no se ejecuta de manera adecuada, lo que a los espectadores de origen les pareció desternillante, a los espectadores meta no les hará ninguna gracia. Es por ello que en tantísimas ocasiones nos hemos encontrado con escenas en El príncipe de Bel Air donde pueden hacer referencia a Julio Iglesias o incluso a Chiquito de la Calzada cuando, obviamente, en el idioma original no se dice nada parecido.

La adaptación cultural también ha sido clave en películas como la saga de Shrek, donde los humoristas Cruz y Raya fueron los encargados de poner el toque de humor y sus propios chascarrillos de la época. Dentro de quince años es probable que los niños y niñas que vean la película no entiendan frases hechas como «ahora vas y lo cascas», son aspectos de la adaptación que resultan efímeros aunque puedan seguir teniendo sentido.

Otro ejemplo de adaptación cultural muy ligada a situaciones virales y de corta vida es la utilización del insulto «caranchoa» en la segunda entrega de Guardianes de la Galaxia.

Cuando nos perdemos en la traducción

Como todo en esta vida, hay muchas ocasiones en las que dar con una solución no soluciona nada. Buscando varios ejemplos para poder explicar correctamente las distintas técnicas, me guardé un ejemplo de la serie inglesa Misfits (2010) en la que nos encontramos dos referentes culturales (conocidos en el Reino Unido) que no se han reflejado lo más mínimo en español.

Secuencia original:

A falta de subtítulos, os proporciono el diálogo original.

Curtis: This is a joke! ‘The one of you do this?

[I’m going to kill you]

Kelly: Don’t look at me, ‘cause I didn’t do it.

Nathan: I’ll tell you who did it. It’s that Banksy prick. There’s a hidden meaning. It’s like that monkey policeman with the banana and a Tesco’s bag.

Los referentes que encontramos son la mención de Banksy, famoso grafitero de Bristol muy conocido por su arte callejero, y el Tesco, una de las cadenas de supermercados más potentes del Reino Unido. La secuencia se debería de haber traducido de la siguiente manera:

Curtis: Esto es de coña, ¿quién de vosotros ha sido?

[Voy a mataros]

Kelly: A mí no me mires, que yo no he sido.

Nathan: Os diré quién ha sido. Ese capullo de Banksy. Tiene como un significado oculto. Es como ese mono policía con un plátano y una bolsa del Tesco.

Pero en realidad, se dobló así:

¿Y vosotros qué opináis sobre las diferentes técnicas de traducción audiovisual?

¿Cuál creéis que es la que mejor adapta y la que menos transmite?

¿Estáis a favor de la traducción y adaptación de referentes culturales con chascarrillos del momento como los que hemos visto?

Fuentes consultadas:

Anuncios

Un comentario en “Qué es la traducción audiovisual: técnicas y ejemplos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s